Ya seas un emprendedor comenzando tu empresa desde tu hogar, o un trabajador que tiene la opción de desempeñarse en ciertos días desde casa, es para muchos una gran alternativa para estar más cerca de la familia o para abaratar costos, pero para la mayoría es un gran desafío. Estar en la casa y trabajar no suelen ser actividades muy compatibles y hay que vivirlo para entenderlo. En este artículo “¿Trabajando desde casa? Aprende cómo lograr el máximo de productividad” te mostraremos algunos de los desafíos que experimentarás así como algunos consejos que pueden ayudarte a ocupar tu hogar de la mejor manera para ser más productivo y lograr los objetivos propuestos.

imagen

Tu hogar es tu hogar, la oficina es la oficina

Tu hogar siempre será el lugar de descanso y felicidad donde haces las cosas que más te gustan, estás con tus seres más queridos y te desenvuelves con la soltura y comodidad que solo logras en este sagrado lugar…quizás todo el día en pijama y sandalias. La oficina, por otro lado, es el lugar diseñado para ser productivos (idealmente, casi nunca es así), para lograr objetivos y enfocarse en cumplir lo que se nos ha pedido. Si eres un emprendedor, tu oficina es el el lugar donde tus sueños comienzan, donde comienzas a crear una empresa basado en tu visión. El desafío es ahora cómo podemos compatibilizar estos dos mundos creados con propósitos tan distintos. Acá algunos consejos: - Si comienzas a trabajar desde casa, prepárate como si fueras a trabajar a tu oficina, es decir, no trabajes en pijama con sandalias, sino que ponte en “modo productivo” partiendo con tu apariencia. Tratemos de profesionalizar tu hogar cuando lo ocupes para trabajar - Ten un espacio totalmente separado del funcionamiento de tu hogar. Como nos cuenta Esteban, un emprendedor:”Mi sueño siempre fue trabajar con mis propios horarios, que nadie me dijera qué usar ni a que hora llegar, solo cumplir mis objetivos a mi manera, con mis hijos pequeños alrededor mío. Quería ser padre y trabajar desde casa al mismo tiempo. Al principio todo era felicidad, mis hijos me veían trabajar, yo los disfrutaba a la vez que trabajaba. Con el correr de los meses no podía ser productivo para nada, las constantes interrupciones hicieron que la situación fuera desagradable porque constantemente fallaba en las cosas que me comprometía”. Ten un lugar separado para realizar tus tareas, decóralo de la forma que más te acomode, conviértelo en tu “cueva productiva” - Si comienzas a sentirte incómodo trabajando desde casa, es el momento de pensar si es la mejor opción para ti. Recuerda que mantener un hogar propio y ser feliz en él es lo prioritario

Un horario determinado, pero no te olvides de los descansos

Este punto es clave. Arriba mencionamos la necesidad de tener tu espacio separado para trabajar, ahora debes tener un horario definido y cumplirlo siempre. Ahora eres tu propio jefe, y este es el trabajo más difícil que tendrás: administrar tu propio tiempo, tus propias necesidades y prioridades.

Comunica a tu familia y cercanos sobre lo que estás haciendo

Camila, una trabajadora remota de una empresa de retail nos cuenta: “logré que la empresa aceptara que trabajara dos días a la semana desde casa, con un horario definido y objetivos claros. Cuando algunos amigos supieron que estaba algunos días en casa no tenían consideración para llamarme o visitarme a cualquier hora. Fue mi error no informar y dejar claro que esos días, si bien estoy en casa, no estoy libre, estoy trabajando”. Es muy importante que dejes claro a tu entorno cercano lo que estás haciendo para evitar malos entendidos. Si comentas que trabajas en casa, haz hincapié de que estarás disponible de la misma forma como si estuvieras trabajando en la oficina y así evitarás problemas.

Aprovecha tus nuevas libertades para mantenerte en forma

Un día laboral desde casa bien organizado es una experiencia totalmente positiva. La mayoría de las personas que lo han hecho y logran desempeñarse como han querido lo han hecho porque han implementado todos o algunos de los consejos que te hemos dado acá. Si bien hay que profesionalizar el hogar en el horario de trabajo para que todo funcione, también aprovecha la oportunidad de hacer las cosas que no podías hacer antes porque trabajabas en una oficina, como por ejemplo, ejercitarte o meditar. Aprovecha las nuevas libertades de organización que tienes para incorporar nuevos hábitos que hagan de tu vida y tu trabajo algo totalmente placentero. Si quieres comenzar a meditar te recomiendo que pruebes Calm, una app que te guiará en los primeros pasos para entender y aprovechar la meditación al máximo.

Ahora ya estás listo para trabajar desde casa y ¡ser más productivo que nunca!.