E-commerce genera en el mundo trillones de dólares cruzando variadas industrias: consumo masivo, vestuario, salud, etc, conectando consumidores con una necesidad específica con proveedores de productos o servicios. Crear una empresa alrededor de un e-commerce presenta una gran oportunidad para generar muchos ingresos, pero al mismo tiempo genera grandes desafíos. Ningún emprendimiento es fácil, menos uno que involucre productos o servicios, tecnología, estrategias de precios, mercados cambiantes, entre otros factores. Aún así, hoy más que nunca está más claro los pasos que hay que seguir para tener un e-commerce exitoso y en este artículo hablaremos de un paso esencial, saber qué productos vender y por qué.

ecommerce que productos vender online


Las distintas fases de e-commerce.

Si analizamos mercados más avanzados como el de Estados Unidos, podemos ver ciertos patrones que se han repetido también en otros países que han adoptado e-commerce como un modelo económico creciente.

Fase 1: E-commerce naciente, usuarios no conocen y/o tienen cierta resistencia a los medios de pago online, solo compran en tiendas online seguras y reconocidas. Es difícil partir porque los sistemas involucrados, logísticos, pagos, regulaciones en general, no están alineadas con lo que necesita e-commerce para surgir. Colombia y Perú se encuentran en transición entre esta Fase y la siguiente.

Fase 2: E-commerce ya lleva algunos años en el mercado, los medios de pago online son aceptados parcialmente pero aún hay cierta resistencia. Las regulaciones locales comienzan a cambiar para fomentar el e-commerce y los usuarios reaccionan positivamente a los descuentos para comprar online. Sitios de descuentos son muy populares. Empresas a establecerse algunos sistemas logísticos que permiten enviar productos relativamente seguros. Chile, Brasil y Argentina, por ejemplo, se encuentran en esta fase, moviéndose rápidamente a la tercera.

Fase 3: E-commerce es ampliamente aceptado, es parte del día a día. Los medios de pago son masivamente aceptados y las regulaciones han permitido una creciente competencia y entrada de nuevos actores. Lo sistemas logísticos y la regulación en general están en lugar, lo que permite a las personas comprar online en forma masiva, teniendo a su disponibilidad un variado rango de productos distintos a elegir.

Dada la existencia de estas fases, primero hay que reconocer en qué etapa se encuentra tu país en el ámbito de e-commerce. Si está recién partiendo y los usuarios no están cómodos usando medios de pago online y prefieren transacciones más seguras, el producto o servicio a elegir debe considerar estas variables. Productos con descuentos o categorías donde e-commerce permite dar una gran diferencia de precios dada su menor estructura de costos son una alternativa. Por el otro lado, si tu mercado local es un mercado más avanzado, no hay tanta resistencia a los medios de pago virtuales, los sistemas de shipping funcionan y a un buen costo, ya el espectro de productos se amplía, permitiendo vender a un menor riesgo vestuario, accesorios de belleza, cosméticos, etc. Ahora la pregunta, ¿En qué fase se encuentra tu país?


E-commerce es local.

Muchas empresas que comienzan e-commerce han tratado de hacer crecer sus negocios abriendo sus portales a otros países del continente. Si bien es una apuesta interesante, en la mayoría de los casos falla en el intento y la razón principal es muy simple: todos los mercados son distintos, tanto culturalmente, en sus regulaciones y en las fases de e-commerce que se encuentran. Se estima que para 2018 en América Latina el comercio electrónico supere los US$100.000 millones, lo que representará un incremento del 177% con respecto a 2014. Si bien este número es demasiado tentador para tiendas online de todo el continente, el desafío es primero establecerse fuertemente en forma local, para posteriormente analizar cuál es el mercado con mayor semejanza al inicial.


Piensa en la logística.

La logística es la piedra de tope hoy en día para muchos comercios que quieren empezar y también para los que quieren escalar. Lo primero que hay que considerar son los costos asociados a la logísticas. Al existir en Latinoamérica mercados con sistemas logísticos no maduros para el e-commerce, los costos no son bajos, lo que no permite escalar rápidamente la cobertura. Por esta razón, si quieren empezar una tienda online elige productos (inicialmente) de menor tamaño, para así conseguir con el tiempo un volumen interesante que te permita negociar mejores precios e incorporar productos de mayor volumen. Lo segundo a considerar es la confiabilidad de estos servicios. Muchas veces los servicios logísticos pueden dar un buen precio por la entrega de los productos pero su tasa de entregas efectivas puede llegar solo al 60% en algunas localidades, por lo que el costo de las devoluciones y los productos perdidos en el trayecto. Si el 40% de las entregas no son exitosas, no te puedes arriesgar vendiendo productos de gran valor, por lo que debes elegir items con un gran margen y ojalá con un costo bajo. La pregunta es: ¿Qué características tienen los servicios logísticos de tu país?


Lo mejor es probar rápidamente y ver los resultados.

Si bien hay muchos consejos dando vuelta que te pueden ayudar a decidir qué vender, lo mejor es lanzarlos al mercado y ver cómo la gente responde. Hoy más que nunca es fácil y barato experimentar y ver qué productos tienen aceptación. Te vas a sorprender de lo que la gente realmente quiere.

Ya estás más claro con qué factores evaluar al momento de seleccionar los productos a vender, ahora estás a un solo paso de hacerlo. Abre tu tienda online con carrito de compra con 1 solo click con Jumpseller, y lo mejor, ¡pruébala totalmente gratis!

Referencias: RADIOGRAFÍA AL E-COMMERCE EN LATINOAMÉRICA: CUÁNTO COMPRA MI PAÍS