Nadie dijo que emprender es fácil. En el mundo la tasa de fracaso de los emprendimiento es altísima, superando al 90% con creces, y en Latinoamérica los números son incluso menos alentadores. Las razones por la que emprender es difícil son variadas: mercados poco dinámicos, productos o servicios que no pensaron en los usuarios desde el principio, emprendedores sin las herramientas y conocimientos necesarios, etc.

Pero una de las razones más importantes de por qué la mayoría falla es que las personas que emprenden no cuentan con la mentalidad necesaria para pasar por los momentos con obstáculos que existirán todos los días como emprendedor. Hay una nube de incertidumbre que no todos saben como conllevar. No sabemos si lo que estamos haciendo está bien, mal, o peor aún, qué es lo que está bien y qué es lo que no está funcionando. Y acá es donde entra e-commerce: es la forma de crear un negocio de forma rápida y barata, que permite a cualquier persona probar productos a un bajo costo e iterarlos hasta encontrar un “match” con lo que la gente quiere, y mejor aún, con data que permite tomar decisiones y crear un negocio de valor.

ecommerce los medios de pago

Emprender es un proceso de aprendizaje.

Cuando la mayoría de los emprendedores parte con una tienda e-commerce, cree que lo primero que debe hacer es crear una empresa, una estructura, sistemas. El problema con este enfoque es que cuando partimos con una tienda online en el 99% de los casos no sabemos qué productos realmente se venderán. Piensa en el caso de Amazon. Cuando partieron en 1994 no sabían qué iban a vender, lo único que sabían era que internet estaba despegando y que el resultado obvio sería que esta nueva tecnología comenzara a digitaliza todo lo que las personas hacen, incluyendo comprar. Pero necesitaban saber qué era lo que la gente quería, no podían partir con “la tienda de todo” desde el comienzo, sería caro, ineficiente y probablemente no muy inteligente. Por esta razón comenzaron solo vendiendo libros; era algo que la gente compraba habitualmente, donde la oferta estaba segmentada en muchos lugares distintos, no era fácil encontrar un libro específico porque las librerías de la época no estaban conectadas entre si: no existía una base de datos centralizada para saber donde encontrar el libro que buscabas. Amazon encontró así su punto de partida. Pero con el correr de los meses, y una creciente venta de libros, se dio cuenta que la gente también quería otro tipo de productos,música. Los CD presentaban una oportunidad similar a la de los libros y Amazon recibía este feedback a diario desde sus clientes que le entregaban data de qué items necesitan, y así, creció el imperio.

Partir con tu tienda online es un proceso de aprendizaje constante, y para ser exitoso, debes tomarlo de esta forma y estar abierto a probar, fallar y volver a probar.

Prueba productos sin temor.

Tener una tienda online es más barato que nunca. El desafío no es tener una tienda hoy en día, el desafío es convertirla en un negocio real. Jumpseller, por ejemplo, te permite tener tu tienda con carrito de compra en forma gratis con 1 solo click, por lo que este punto ya no es una barrera para empezar. El siguiente paso es entonces probar tus hipótesis iniciales de productos a vender y ver cuál es la respuesta inicial. Si hay buena respuesta vas por buen camino, si en caso contrario la gente no compra tus productos, pregúntales por qué no los están comprando y qué cosas comprarían online, las respuestas te van a sorprender. Probar en e-commerce es gratis, aprovéchalo!

No es necesario invertir en grandes montos en inventario para tener una tienda online.

Muchos creen que para vender por internet es necesario tener mucho stock de productos, pero en la realidad hay muchas formas de evitar grandes costos iniciales. Volvamos al caso de Amazon. Antes de tener stock de sus libros, apenas recibían una orden iban y compraban personalmente los libros en las librería, los llevaban de vuelta a sus oficinas, los empaquetaban y enviaban al destinatario final. Muchas veces no ganaban nada de dinero, incluso hasta perdían, pero lo importante en un comienzo no era ganar mucho margen, sino probar que la gente compraría online los productos que se están vendiendo. Una vez que ya no fue sostenible este modelo, Amazon comenzó a negociar directamente con editoriales y tener su stock, ¿simple no?

No siempre es necesario tener un inventario propio para partir, piensa como puedes partir con el stock de otros.